jueves, 23 de julio de 2015

MÉTODOS DE DESINFECCIÓN DEL AGUA DE LA PISCINA


LA DESINFECCIÓN DEL AGUA, ESENCIAL EN EL TRATAMIENTO DE PISCINAS

Una óptima calidad de agua en nuestra piscina es fundamental para evitar problemas de salud. Esto es algo que parece muy obvio, pero que en ocasiones creemos que el agua, en apariencia limpia, está preparada para el baño, y puede darse el caso de no ser así.

El agua del primer llenado de la piscina (agua en red) ha sido tratada, por lo que está libre de patógenos. A partir de este momento, hemos de procurar mantener esta calidad de agua durante la temporada de baño.


LA DESINFECCIÓN DEL AGUA, ESENCIAL EN EL TRATAMIENTO DE PISCINAS - ESPOOL PISCINAS - info@espoolpiscinas.es

Cuando nos bañamos dejamos restos orgánicos (sudor, mucosas, aparato genitourinario...) e inorgánicos (cremas, protectores solares, contaminación atmosférica, etc); lo cual provoca que el agua de la piscina sea un caldo de cultivo ideal para todo tipo de algas y hongos. y será necesaria una correcta desinfección del agua de la piscina, para lo cual existe una gran variedad de sistemas de desinfección: manuales y automatizados.

1. SISTEMAS MANUALES: cloro químico, hipoclorito de sodio y bromo.
a) Cloro químico
El cloro es un agente químico muy activo que actúa por oxidación. Las pastillas de cloro es una de las opciones más habituales a la hora del cuidado de la piscina. Las pastillas contienen otros productos que ayudan al mantenimiento de la piscina, como son bactericidas, cristalizadores, fungicidas, floculantes, etc.

Cuando el cloro se aplica al agua requiere, dependiendo del tipo de agua, un mayor o menor período de contacto y una mayor o menor dosis del desinfectante. En cada caso, nuestros expertos de Espool Piscinas recomiendan determinar la dosis mínima requerida para cada piscina. Disponemos de diferentes formatos, tanto líquido como sólido, en pastillas o en polvo, según la velocidad de actuación necesaria para el agua de la piscina.


b) Hipoclorito de Sodio: 

Se trata de un compuesto clorado usado con frecuencia en pastillas o forma líquida; al mismo tiempo, puede ser usado como desinfectante.

Puede ser administrado a través de una bomba de dosificación. 
Su utilización modifica el pH del agua, por lo que es necesario llevar un control de éste. Tiene un gran poder desinfectante para la piscina, siendo letal para varios microorganismos, virus y bacterias vegetativas. Su carácter residual favorece su poder desinfectante.


c) Bromo:
Tiene una eficacia desinfectante similar al cloro pero el bromo es más activo a pH elevado. No provoca malos olores ni irrita la piel, los ojos, mucosas, cabello o ropa. También tiene más capacidad de eliminar las algas. Puedes encontrarlo en nuestras tiendas Espool Piscinas.


2. SISTEMAS AUTOMATIZADOS
Distinguimos de sistemas químicos y físico-químicos.

2.1. Sistemas químicos: Cualquiera de los sistemas descritos anteriormente como manuales podrá ser automatizado mediante bombas dosificadoras y sondas de control.


2.2. Sistemas físico-químicos:

- Ionización cobre/plata o hidrolisis de la sal.

Es un sistema muy eficaz capaz de destruir microorganismos resistentes a otros procesos químicos. Este tratamiento modifica las propiedades de las sales presentes en la misma, estabilizando los niveles de acidez (pH), e inhibiendo los procesos de incrustación y corrosión en los circuitos, bombas, filtros y calderas, evitando la formación y crecimiento de algas y hongos.


- Electrolisis de sal o cloración salina.
La electrolisis de sal es un sistema de producción de hipoclorito de sodio mediante sal y agua. Este sistema combina una alta tecnología y una ingeniería novedosa, con un material básico y muy económico en nuestra sociedad, como es la sal. Produce el cloro en forma de hipoclorito de sodio sin que exista ningún peligro en su manejo y aplicación para la piscina.

El sistema de electrólisis salina no tiene consumo teórico de sal ya que trabaja en un ciclo cerrado. Cuando el agua salada se somete al proceso de electrolisis de sal, se convierte en hipoclorito de sodio que desinfecta el agua, pero en cuanto dicha agua retorna a la piscina y entra en contacto con el aire, el hipoclorito de sodio se volatiliza y vuelve a convertirse en sal que queda disuelta de nuevo en el agua. Con este proceso se genera cloro puro sin otros subproductos no deseables, alargándose el tiempo del efecto desinfectante.

No provoca irritación en los ojos, las mucosas y la piel. Aunque es necesario realizar una nivelación del pH.

- Tratamiento por luz ultra violeta.
El equipo automático de rayos de luz ultravioleta UV-C consigue una doble desinfección del agua mediante una reducción muy importante de cloro combinado y la neutralización de las bacterias, virus y otros microorganismos existentes en el agua, impidiendo que se reproduzcan. El resultado es una excelente calidad del agua, sin malos olores ni problemas de irritación de los ojos, menor gasto de producto químico y ahorro de agua de renovación. Pero solo se puede considerar como un proceso de apoyo, es necesario el aporte de otros elementos de desinfección.

- Tratamiento mediante ozono.

El ozono es un agente desinfectante muy efectivo y puede ser usado en la piscina reemplazando al cloro. Una vez usado para la desinfección pasa a formar oxigeno y no deja rastro en el agua, pero para el mantenimiento del agua de la piscina, es necesario que tenga siempre una pequeña cantidad de desinfectante, por lo que el ozono debe utilizarse en compañía de otro compuesto, ya sea clorado u otro producto químico parecido.

Su principal beneficio es la casi eliminación de típico olor a piscina, eliminación de los ojos rojos y demás desventajas del uso exclusivo del cloro y su peor desventaja es el coste y la instalación.

- Control del pH.
El pH óptimo para el agua de una piscina debe situarse en el rango 7.2 - 7.4, en el que afortunadamente el cloro es donde presenta su mayor efectividad. Un agua ácida (pH inferior a 7.0) puede producir corrosión en los accesorios de la piscina, mientras que un pH demasiado alcalino (mayor de 7.8) favorecerá la formación de incrustaciones calcáreas así como una pérdida de efectividad del cloro.
Los procesos de cloración tienden a modificar el pH del agua por lo que es necesario realizar un control sobre éste.

Contacta con nuestros técnicos de Espool Piscinas y te ayudamos a realizar una buena calibración del regulador.